Datos personales

Mi foto

Profesor de econometría en la Universidad Complutense. Bloguero y tecnófilo.

martes, 18 de enero de 2011

Un hermoso cuento chino

Escribo este post, entre molesto y encantado, por dos cosas que han sucedido hoy: una cita sesgada en un artículo de nuestra ministra de Cultura y una aportación exquisita de un lector de este Blog.

Efectivamente, me ha molestado un poquito un artículo de la ministra Sinde, en el que apoyaba su Ley con un argumento historicista, basado en una cita extraída de la licencia Real para imprimir El Quijote. La cita aclaraba que nadie podía copiar ni explotar comercialmente esa obra sin la autorización de Don Miguel de Cervantes. Hasta aquí bien. Pero se omitía  - gracias a unos convenientes puntos supensivos -  el hecho de que la licencia Real se concedía por diez años (el texto completo puede consultarse aquí). El período análogo de reserva de derechos en la actualidad se extiende hasta los 50 años posteriores de la muerte del autor, siendo esta duración uno de los puntos calientes de la polémica en torno al copyright. La interesada omisión fué detectada con sorprendente rapidez por los internautas que comentaban el artículo el cual, a partir de ese justo momento, inició un descenso en picado desde la portada de la WEB de El País hasta las catacumbas de Internet.

En sentido contrario un lector, el entrañable pgrillo, me ha dejado en un post previo un precedente histórico opuesto, extraído de una impecable fuente académica (desgraciadamente en inglés). De forma muy resumida, el texto explica que hace más de dos mil años el brutal emperador Qin Shi Huang ordenó una amplia quema libros con la finalidad de refundar desde cero la cultura China. Tras su fallecimiento, y para impedir que esto volviera a suceder, el pueblo chino adoptó la costumbre de tallar en piedra sus obras maestras y se incitaba a la gente a copiarlas, de manera que cualquiera podía acercarse al correspondiente peñasco y obtener una copia del texto mediante un procedimiento similar a la litografía.

A la izquierda reproduzco una imagen (libre de Copyright, por supuesto) de una de estas legales y bellísimas reproducciones. Quien desee más imágenes como esta, puede ejecutar esta búsqueda de Google.

Creo que este hermoso cuento chino aclara que el pago por copia no es consustancial a la creación artística. En distintas épocas el artista ha sido remunerado por sus creaciones de formas diferentes, en función de los usos sociales y del estado de la tecnología: si la ministra hubiera sido contemporánea de Cervantes y se hubiera dedicado a dirigir teatro, no hubiera sido remunerada vendiendo copias de las representaciones, sino por el dinero que hubiesen recaudado las mismas.

Pues eso. Como "... la mancha de una mora, con otra verde se quita" creo que la aportación de pgrillo reestablece en el Universo el equilibrio kármico que el artículo de la ministra rompió. Y una vez equilibrado el Universo, puedo irme a dormir con la serena satisfacción del deber cumplido.

15 comentarios:

  1. Cuanta razón tiene pgrillo y que manipulación en el uso de la cita. ¿Habrá pagado la ministra un canon por el uso de la misma?

    ResponderEliminar
  2. Es que pgrillo es un genio ... De hecho le conozco en el mundo "de ladrillo" y le he invitado varias veces a escribir en este Blog. Puesto que ha preferido inervenir amparñandose en un nick, habrá que respetar su deseo de anonimato.

    ResponderEliminar
  3. Si de esta panda dependiera, volverían al Nihil Obstat Imprimatur. Eso sí, ahora la licencia no la concedería el Obispo, sino Teddy, que no sé que es peor.
    Muy buen blog Jerez, pero te vas a hacer merecedor de la inquina y maledicencia de los dueños del pensamiento único. Un abrazo, Aznar(no el de la tableta de chocolate, el otro)

    ResponderEliminar
  4. Mira por dónde aparece el otro Aznar! Muchas gracias por tu amable y generoso comentario.

    Si recibo inquina y la maledicencia (ojalá no) pues qué le vamos a hacer. Citando de nuevo al Quijote: "Ladran, Sancho, señal de que cabalgamos." De todas maneras, me preocupa el tono bronco a que están llegando ambas partes en este debate.

    ResponderEliminar
  5. Hola Miguel,

    como veo que mis cotilleos gustan. Hoy te voy a proporcionar uno de esos ejemplos de prohibición de copia que convierte a la Sinde, al ZP, y a los corsarios de la SGAE en mas papistas que... !el Papa!
    Supongo que es una de esas comparaciones que, dado su perfil, más jode (con perdón).

    Gregorio Allegri compuso en el siglo XVII una bellísima música, tan bella que sólo estaba permitida su interpretación en la Capilla Sixtina del Vaticano en Semana Santa. Y el Papa prohibió que nadie copiara la partitura bajo pena de excomunión (algo muy serio en esa época). Afortunadamente para el mundo, en 1770 un Mozart de 14 años escuchó la obra y la transcribió de memoria al papel.

    Manque le pese a Papas y ministros os invito a escuchar el Miserere de Allegri:

    http://www.webpages.uidaho.edu/~rfrey/ram/166/01_-_Allegri_-_Miserere_-_Mei.mp3



    Para más detalles:

    http://en.wikipedia.org/wiki/Gregorio_Allegri#The_Miserere


    Y si... soy yo. Un abrazo a todos,

    Pgrillo.

    ResponderEliminar
  6. Ji Ji! ¿Seguirá vigente la pena de excomunión ...?

    ResponderEliminar
  7. Miguel la pena de excomunión no existe hasta "cierto punto" hay muchos dinero en juego. y hay gente
    que va por los foros y no son "foristas comunes"
    http://www.elpais.com/articulo/cultura/confieso/soy/internauta/elpepucul/20110115elpepicul_4/Tes

    este es del nick Cervantes, y MLN es pi-L-ar -- bare-M - mu-N-os=== MLN .

    928-Cervantes
    ¿A ese "foss", qué asociación de internautas le tendrá en nómina?, ¿ y al "marinero"? Bien colocadito debe estar ya que nos manda a mendigar a los trabajadores de la cultura. Oléis. Mucho. Y mal.

    y otros mas . saludos miguel

    ResponderEliminar
  8. Hola foss. Me preocupa mucho el contenido y el continente de algunas intervenciones en los foros. Supongo que es inevitable dado el anonimato de las opiniones y, en casos como este, dada la importancia de los intereses que están en juego. Un saludo

    ResponderEliminar
  9. el anonimato "no existe" todos los sitios usan logs.
    donde quedan registras las ip. + el dns + mas el pais
    de origen (geolocalizacion) usted lo puede comprobrar
    con google o cualquier navegador ,sitio ,etc e incluso
    las coordenas exactas de su ubicacion en un punto dado.
    tambien,su ideologia , promedio de edad , gustos personales , etc. eso se llama en español analisis de trafico y mi amigo aunque usted no lo crea sirve para
    muchas cosas, usted puede comprobar su propio ip y ver
    (que tan cercano esta de su punto de inicio) normalmente se deja x cantidad de metros su domicilio real de muchas veces. y con internet movil es mucho mas facil. le doy un link de los millones que hay:
    http://www.2privacy.com/www/Find_IP_Address_Computer/Check_My_IP_Country_City_Location.html
    como puede observar el anonimato no exste. foss

    ResponderEliminar
  10. Afortunadamente el esquema de IP dinámica de mi operador ha despistado a su herramienta, que consigue detectar que estoy en España y nada mas. Puff! QUé alivio!

    ResponderEliminar
  11. jaja : no es mi herramienta esa es solo una tonteria
    hay millones mas invasivas.
    el ip dinamico aunque encienda o apage su modem
    deja una lista .
    es largo de explicar.
    lo resumo de esta forma. se puede localizar el punto
    exacto de origen , sino pregunte algunos de los
    profes de informatica (no a un analista de sistemas)jaja
    saludos miguel. ha sido un placer.

    ResponderEliminar
  12. Estimados Arbitrista y seguidores,
    Disiento parcialmente de la moraleja de ese "Hermoso cuento chino".
    Me temo que, a lo largo de la historia, la forma más común de difusión del libro, también en China, ha sido el pago por ejemplar. Tal vez fuera más bonito encontrar en el pasado formas alternativas con mayor frecuencia. Pero no parece ser ése el caso. El "hermoso cuento chino" no pasa de ser una anécdota.
    Un cordial saludo,
    Rafael Dobado

    ResponderEliminar
  13. Querido Rafa,
    La moraleja que intenté transmitir con esta historia es que la forma de distribuir y remunerar las obras artísticas, no sólo los libros, depende de la tecnología disponible.
    Las interpretaciones musicales no recibieron una remuneración por copia hasta que no se descubrió cómo grabar el sonido. Ídem con las interpretaciones teatrales y el cine.
    Cobrar por las copias no me parece, por tanto, un principio "de derecho natural". Además... ¿qué pasa cuando el coste de la copia marginal es cero?
    Muchas gracias por tu comentario. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  14. Querido Arbitrista,
    Concedido, pero, si me lo permites, hay -creo- algo de casi tautológico en el argumento. Naturalmente, no se puede cobrar por lo que no existe. Pero ello no afecta a la discusión acerca de que se pueda -y se deba- o no cobrar a quien la usa por la copia "realmente existente" -en expresión que fue cara a un cierto sector del pensamiento político felizmente mucho menor que antes, pero que dista de haber desaparecido.
    Por otra parte, no estoy muy seguro -por ello, me andaré con cuidado- de que éste el único caso en el que el coste marginal es cero o, a efectos prácticos, casi. Veo -no se si me equivoco- algún parecido con los vuelos aéreos, ¿no? Los asientos vacíos pueden llegar a cobrarse más baratos, pero no se regalan.
    Para concluir, lógicamente, que el argumento usado por su defensora no sea el mejor entre los posibles no obsta para que diga algo sensato.
    ¡Enhorabuena por el blog!
    Un cordial saludo,
    Rafael Dobado

    ResponderEliminar
  15. Querido Rafa,
    Es que lo del coste marginal nulo es sólo el principio del problema de los contenidos culturales y de entretenimiento...
    En otra entrada (http://www.elblogdelarbitrista.org/2012/01/los-bienes-publicos-y-sopa-boba.html) argumenté que al tema de los costes marginales se suma que los medios de comunicación y reproducción modernos han hecho que los libros, la música y las películas se hayan convertido en bienes públicos en el sentido microeconómico, esto es, han perdido rivalidad y exclusión. Este problema es, si cabe, más complejo que el anterior y produce distorsiones más severas.
    Debo decir que todas estas incertidumbres me preocupan: me encantan los libros, la música y las películas. Quiero que se sigan produciendo contenidos de calidad y que sus autores sean remunerados de manera justa. Pero no tengo claro cómo podrá conseguirse esto en el futuro: la tecnología ha abierto una caja de Pandora de la que saldrán bienes, males o vaya usted a saber...
    En todo caso, me encanta verte por el blog y reitero mi invitación a que escribas algo para los lectores.
    Cordialmente

    ResponderEliminar