Datos personales

Mi foto

Profesor de econometría en la Universidad Complutense. Bloguero y tecnófilo.

viernes, 14 de enero de 2011

Si internet fuera un periódico, el editor se llamaría Darwin

Hoy el Arbitrista va de titular misterioso: ¿qué tendrá que ver Internet con Darwin? Pues la idea es simple: hasta hace pocos años el director de una cadena de televisión elegía qué programas y qué películas veíamos. Lo mismo ocurría con los editores de periódicos o noticiarios, cuyo trabajo consistía en determinar qué noticias eran relevantes y cuáles no. En Internet la gente  - individuos particulares, profesionales, empresas -  vuelca contenidos y, al hacerlo, inician un proceso caótico y descentralizado en que los internautas deciden votando con los pies qué cosas son relevantes y cuáles no. Ese proceso me parece un ejemplo claro de supervivencia de los (contenidos) más aptos y dedicaré este post a describir los mecanismos que lo gobiernan.

Pensemos en el ciclo de maduración de un contenido concreto: un vídeo de YouTube, por ejemplo. Alguien lo sube, nadie lo ha visto, en ese momento es irrelevante. Pero:
  1. Otra persona se topa con él por casualidad. Lo ve. Le gusta y decide compartirlo a través de twitter. Pulsa el correspondiente botón social, añade un comentario corto y llamativo.
  2. Otras diez personas siguen los tweets del individuo anterior. Siete ven el vídeo. A cinco les gusta. Cuatro lo añaden a sus páginas en diversas redes sociales.
  3. 4.  5. ... (repeticiones sucesivas del paso 2)
Mientras tanto, las arañas de los buscadores están rastreando la WEB y detectan que hay un número creciente de enlaces que apuntan a este contenido. Consecuentemente aumentan su indicador de relevancia y empieza a aparecer más (y en mejor posición) en los resultados de búsqueda. Esto da lugar a más visualizaciones y ... Volvemos al paso 1. de la lista anterior.

[Llegados a este punto, querido lector, por favor sonría y pulse uno de los botones sociales que encontrará al final de este post.]

Este es, en resumen, el proceso que ha dado lugar al nacimiento de estrellas tan peculiares como el pulpo Paul (pulse aquí para ver el número de veces que Google detecta la frase "pulpo Paul" en páginas escritas en castellano) o la zarigueya Heidi (pulse aquí para repetir el experimento y mirar fijamente a los ojos a la última y probablemente efímera estrella animal de Internet). También es este el mecanismo que difunde muchas otras noticias de mayor trascendencia y el que va a convertir en indestructibles contenidos como los del Cablegate.

El mismo proceso se ocupa de negar visibilidad a los contenidos poco relevantes: Poca gente los ve, casi nadie los enlaza y los buscadores se ocupan de enterrarlos en la posición 15.000 de los resultados de búsqueda.

Este mundo en que vivimos me parece excitante. Los filtros de relevancia tradicionales pierden peso con rapidez a favor de un proceso caótico, descentralizado, transparente y democrático, en el que cualquiera puede influir pero que nadie puede controlar. Esta revolución informativa tiene sus riesgos, como nos recuerdan a menudo los profetas del desastre. Pero, al fin y al cabo, los muertos son los únicos que no arriesgan ¿no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario