Datos personales

Mi foto

Profesor de econometría en la Universidad Complutense. Bloguero y tecnófilo.

lunes, 13 de agosto de 2012

FAQs sobre la crisis de la deuda (XVI): Las cuentas de la Canciller

Pocas cosas hay peores para la productividad del bloguero que unas buenas vacaciones y las mías lo están siendo de momento. Hoy me ayuda a abandonar la abulia veraniega la excelente pregunta de que mi buen amigo y colega académico Rafa dejó en otra entrada de este blog: “…me pregunto: ¿están Alemania y sus acólitos actuando racionalmente en esta coyuntura? Si así fuera, ¿a corto o largo plazo?”

Siendo así las cosas, dedicaremos esta entrada a intentar inventarnos los intereses nacionales que podrían existir tras el rigor de nuestros vecinos y socios del norte.

Lo primero que tenemos que hacer para responder a esta pregunta es entender algunos datos objetivos: Uno, que Alemania es una gran potencia exportadora. Dos, que la crisis en la que nos encontramos le ha ahorrado a los alemanes un dinerete debido a la menor rentabilidad de su deuda pública. Y tres, que Alemania es un acreedor muy importante  - si no el que más -  de los países periféricos del euro, tanto en deuda pública como privada.

Exportando a tutiplén

Efectivamente, Alemania es el cuarto país más rico del mundo, con un PIB en 2011 de 2.570 billones (miles de millones) de euros, sus exportaciones en ese mismo año superaron por poco el trillón de euros, un 40% de su producto interior bruto. Esto supone que Alemania es, por detrás de China, el segundo exportador de bienes a nivel mundial, habiendo ocupado la primera posición del ranking entre 2003 y 2008. Como pueden darse cuenta, todo lo que afecte a la competitividad de las exportaciones alemanas es de gran importancia para sus políticos.

Según cálculos de Nathan Sheets, Economista Jefe de Internacional de Citibank, la paridad del euro frente a las principales divisas es actualmente un 20% menor que la que hubiera tenido el marco alemán, si aún existiera. Partiendo de esta cifra, el señor Sheets calcula que el euro aumenta el excedente comercial alemán en un 4% del PIB, es decir, algo más de 100 billones de euros.

Evidentemente, estos 100 billones son mucho mucho más que los 8,7 que Alemania prestará en 2012 (ojo, que no es un regalo) a los fondos de rescate europeos.

En sentido contrario, el pasado 10 de Julio un informe conjunto del Bank of America y de Merrill Lynch afirmaba que Alemania es el país de la eurozona que más perdería abandonando la moneda única. Este escenario supondría, según sus cálculos, que la nueva moneda alemana se revaluaría un 14 por ciento, dando lugar a una caída del PIB del 7 por ciento, esto es, unos 180 billones de euros.

Si me prestas dinero, te cobraré poco

También conviene tener en cuenta que desde finales de 2010, cuando Grecia reconoció que había falseado su déficit público, la deuda pública alemana se ha convertido en un refugio para inversiones conservadoras. Esto ha supuesto que la rentabilidad del bono alemán a 10 años   – el famoso bund –  haya bajado desde el 3,4% al 1,3% y que, en situaciones puntuales, la rentabilidad de los bonos alemanes a corto plazo haya alcanzado tasas negativas. Para poner estas cifras en contexto, cabe destacar que en el mismo período la deuda española ha pasado del 3,7% al 6,7% y la italiana del 4% al 6%

Folker Hellmeyer, analista jefe del Bremer Landesbank, estima que Alemania se ha ahorrado en estos dos años de crisis soberana unos 60 billones (un 2,3% del PIB) debido a la reducción de la rentabilidad de su deuda.

Por tanto, podemos concluir que la crisis europea le ha ahorrado a los alemanes un dinerillo, menos importante quizá que lo que el euro aporta al sector exportador de su economía, pero nuevamente mayor que la aportación de Alemania a los fondos de rescate.

Cobrar y cobrar en euros, por favor…

La última idea que quiero presentarles es que los alemanes son unos importantes acreedores de los países periféricos del euro, tanto en términos de deuda pública como privada. Si siguen ustedes este blog recordarán que ya tratamos este tema en una entrada reciente.

Pues bien, una ruptura de la zona euro sería muy perjudicial para Alemania ya que supondría el impago de parte de esta deuda, bien directamente o porque los países más débiles convirtieran sus deudas a unas nuevas divisas que, previsiblemente, se devaluarían con respecto al euro.

Es difícil conseguir cifras sobre a quién le debemos dinero. En este enlace pueden consultar algunos datos sobre quiénes son los tenedores principales de deuda pública de los países periféricos. No conozco ninguna fuente que proporcione datos similares sobre deuda privada.

Respondiendo la pregunta

En resumen, creo que la respuesta corta a la pregunta de mi amigo Rafa es la que le di improvisadamente a través de este blog: “Si (están actuando racionalmente). A corto (plazo) y corriendo un estremecedor riesgo de tensar excesivamente la cuerda.”

Creo que el discurso alemán, favorable a las políticas de austeridad y rescate, es racional a corto plazo porque permite mantener una situación cómoda para Alemania.

Por una parte el euro se deprecia frente a las divisas de sus principales competidores, fomentando las exportaciones de productos alemanes. Por otra los costes de financiación de Alemania se reducen, hasta el punto de que el ahorro de intereses es más que suficiente para cubrir su contribución a los fondos de rescate. Por último, los rescates ya decididos han permitido evitar, al menos de momento, quiebras desordenadas, lo cual es bueno para los acreedores.

No debemos olvidar que a estos factores económicos hay que añadir algunos beneficios políticos, como el creciente peso de Alemania en la política europea o la buena valoración que hace el electorado alemán de la gestión de la crisis que está haciendo su canciller.

La política es precisamente el frente que más me preocupa en el contexto de esta crisis. La difícil situación que vivimos está dando lugar a peligrosos discursos populistas en los países europeos. En algunos casos se criminaliza a inmigrantes y extranjeros. En otros se señala con el dedo a los derrochadores PIIGS, cuyo lujoso estilo de vida se financia con los ahorros de los trabajadores nórdicos y a los que hay que “rescatar” del abismo mediante cuantiosas inyecciones de dinero público. En otros hay quien carga la responsabilidad de la crisis del euro a los socios y vecinos del norte, debido a su insistencia en forzar políticas de consolidación fiscal...

No parece que éste sea el mejor camino para resolver los problemas que están sobre la mesa.

Cuando los problemas se analizan y se traducen en números, el panorama cambia sustancialmente. A menos para mí, la cosa se reduce a tres ideas:

Una. Contamos con un elemento de unidad y progreso  – el Euro –  que está en riesgo debido a algunos problemas de diseño, diagnosticados y resolubles.

Dos. Si se rompe la moneda única no va a haber beneficiados y perjudicados en Europa, sino perjudicados y muy perjudicados.

Y tres. Sería bueno que los políticos explicaran con claridad las ventajas del Euro y lo que nos costaría su desaparición.

Partiendo de esta base quizá sea posible llevar a cabo lo que prometió el señor Draghi en su conjuro: “…hacer todo lo necesario para preservar el euro.”

5 comentarios:

  1. Tal y como siguen las cosas, cada día vemos como la canciller tiene mas peso en las decisiones y si a ella no le salen las cuentas estamos todos jodidos por decirlo de una manera coloquial.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimad@ Prima de riesgo,
      De momento las cuentas salen para mantenernos en la zona Euro. Afortunadamente.
      Si dejan de salir, ya veremos qué pasa...
      Muchas gracias por su comentario. Cordialmente

      Eliminar
  2. Estimado Arbitrista,
    ha dejado de escribir, le pregunto, ¿ha dejado de reflexionar? ¿le han congelado el flujo sanguíneo?...el mundo sigue y usted debería continuar. Sus entradas eran fabulosas no carentes de ironía y sarcasmo y de una calidad bastante mas aceptable que la de los profesionales que se jactan de titulos que se lleva el viento.... no apta para este pais de analfabetos en el que nos encontramos (metaforicamente hablando). Le insto pues a que continue elucubrando, a que pelee por este blog a que lo posicione con un buen SEO, que sería una pena que ahora que se habla de Amazon y experiencias piloto con aviones, que se habla del Big Data (que por su curriculum es un tema que debiera interesarle) o si lo prefiere de la corrupcion.
    Gracias señor arbitrista se que usted volverá.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Anónimo,

      Muchas gracias por su amable y generoso comentario.

      En cuanto a la circulación sanguínea y la reflexión, pues en ello sigo: la propensión a darle vueltas a las cosas no se apaga fácilmente. Lo que ocurre es que había olvidado una parábola que algunos atribuyen a Confucio:

      "Un académico decidió poner orden en el mundo. Para ello, decidió en primer lugar poner la nación en orden. Para poner la nación en orden, decidió poner primero orden en su casa. Y para poner orden en su casa tuvo primero que ordenar su corazón."

      Pues eso: una experiencia personal me hizo darme cuenta de que prestaba mucha atención a problemas genéricos, descuidando lo más inmediato y cercano. Un resultado concreto de esta reflexión es que me he ido con mi familia a pasar unos meses visitando una universidad norteamericana, y en ello sigo.

      Vamos a ver si cuando vuelva a nuestra maltrecha patria me visita nuevamente la musa arbitrista.

      Un cordial saludo

      Eliminar
  3. Me alegro pues de que de esa humilde reflexión haya usted sacado iluminación.

    Un saludo a usted también.

    ResponderEliminar