Datos personales

Mi foto

Profesor de econometría en la Universidad Complutense. Bloguero y tecnófilo.

lunes, 13 de agosto de 2012

FAQs sobre la crisis de la deuda (XVI): Las cuentas de la Canciller

Pocas cosas hay peores para la productividad del bloguero que unas buenas vacaciones y las mías lo están siendo de momento. Hoy me ayuda a abandonar la abulia veraniega la excelente pregunta de que mi buen amigo y colega académico Rafa dejó en otra entrada de este blog: “…me pregunto: ¿están Alemania y sus acólitos actuando racionalmente en esta coyuntura? Si así fuera, ¿a corto o largo plazo?”

Siendo así las cosas, dedicaremos esta entrada a intentar inventarnos los intereses nacionales que podrían existir tras el rigor de nuestros vecinos y socios del norte.

miércoles, 1 de agosto de 2012

FAQs sobre la crisis de la deuda (XV): El conjuro del gobernador

Desde luego, vivimos tiempos peculiares. Nuestro gobierno acababa de adoptar un paquete de medidas de reducción del déficit valorado en 60.000 millones de euros. Y los mercados financieros como si nada: el precio de los bonos españoles e italianos cayó, la infame prima de riesgo subió. Se hundieron las bolsas europeas y la cotización del euro. Todo el mundo hablaba del déficit autonómico. Todo el mundo hablaba de una inminente salida de Grecia del euro. Parecía que nos acercábamos al fin del mundo.

En estas estamos cuando sale a escena el señor Draghi, gobernador del Banco Central Europeo, para dar una conferencia en Londres. Dice: “En el marco de nuestro mandato, el BCE está dispuesto a hacer todo lo necesario para preservar el euro. Y créanme: será suficiente.” Y resultan ser palabras mágicas. Se reducen las primas de riesgo de los países periféricos. Las bolsas suben a velocidades vertiginosas y el euro se revaloriza frente a las principales monedas mundiales. Nadie habla ya de nuestras autonomías. Grecia ni se menciona.

Parece claro que detrás de estos acontecimientos hay un misterio. Pues vamos a dedicar el post de hoy a desvelarlo. La pregunta que nos planteamos es: ¿Porqué las veintidós palabras mágicas del Gobernador consiguieron lo que no se logró anunciando medidas fiscales espectaculares y dolorosas?