Datos personales

Mi foto

Profesor de econometría en la Universidad Complutense. Bloguero y tecnófilo.

domingo, 26 de febrero de 2012

Economía real e innovación

Hoy vuelve a estar con nosotros mi Arbitrista Consorte, sin derecho a roce, Elías Ramos.

Resulta que la aventurilla que les he estado contando  - publicar un libro y ponerlo a la venta en todo el mundo mundial -  le ha inspirado algunas reflexiones acerca de cómo la tecnología pone en nuestras manos los medios para innovar. Quedarse con una idea en la cabeza no es buena cosa, ni para la idea, ni para la cabeza, así que le he invitado una vez más a que la cuente en El Blog del Arbitrista.

Sin más ni más, les dejo con Elías:

domingo, 19 de febrero de 2012

Yo venía aquí para hablar de mi libro (II): Horneado y presentación final

La semana pasada les conté cómo aderezar un manuscrito para publicarlo en Amazon. Hoy terminaremos la receta hablando de cómo obtener un ISBN y publicar el libro.

domingo, 12 de febrero de 2012

Yo venía aquí para hablar de mi libro (I): Aliñando el manuscrito

Como ustedes se imaginan, el título de este post se refiere a la anécdota del irrepetible Francisco Umbral interrumpiendo a Mercedes Milá en televisión, para hablar de uno de sus libros. Esta maravillosa historia me viene al pelo para titular una serie de entradas que dedicaré a describir el experimento de autoedición que les comenté hace un par de semanas: recopilar los posts del Arbitrista desde el comienzo de los tiempos y publicarlos en forma de e-book a través del programa Kindle Direct Publishing.

Empecemos diciendo que el libro ya está publicado, como pueden comprobar visitando la nueva pestaña del blog. La experiencia puede resumirse en: “Todo ha sido fácil. Lo que más: publicar el libro y ponerlo a la venta en todo el mundo.”

domingo, 5 de febrero de 2012

Blogueros sin fronteras

Últimamente he estado pensando mucho en poco dinero. Me explico.

Como les comenté la semana pasada, estoy recopilando los posts previos del Arbitrista para publicar un pequeño libro y distribuirlo a través de Amazon. Con este motivo, he trabajado bastante con la página de Kindle Direct Publishing (KDP). En el proceso previo a la publicación final, llega un momento en que el sistema te pide que fijes el precio y el porcentaje de royalties que se queda al autor, el cual puede ser de un 70% o un 35% del coste de cada descarga. Pensé: “Los cuatro chavos que me va a dar este libro van a enredarme la declaración de la renta. Ojalá pudiera renunciar a ellos…” Unos segundos mas tarde me dije: “O donarlos…”

¡Y ahí la liamos parda! Se desencadenó la tormenta mental de costumbre. El Arbitrista se queda inmóvil, con la mirada perdida, empieza a mascullar en voz baja frases incoherentes y deja enfriar su cena: es el proceso habitual, previo a cada post.