Datos personales

Mi foto

Profesor de econometría en la Universidad Complutense. Bloguero y tecnófilo.

lunes, 24 de enero de 2011

El futuro de la cultura y el ocio en internet

Llevo una serie relativamente larga de entradas hablando de la Ley Sinde y, por tanto, demasiado pegado al presente. Un arbitrista comme il faut debería contemplar plazos más amplios y horizontes más lejanos pero, en esta debate concreto, creo que merecía la pena pasar un rato en la trinchera.

Sin abandonar el tema de fondo  - los contenidos culturales y de ocio -  me apetece dedicar este post a hablar de las fórmulas que me parecen viables para distribuir estos contenidos a través de Internet, en un marco en el que los creadores puedan difundir y monetizar su obra y que permita al publico acceder legalmente y con comodidad a una oferta amplia y estructurada.

Resumiendo el arbitrio de hoy en una sola frase: creo que el único modelo de negocio viable para distribuir contenidos digitales, con la tecnología actualmente disponible, es cobrar una tarifa plana por el derecho a consumir contenidos mediante streaming, con opción a obtener ingresos publicitarios complementarios. Este modelo está probado con éxito en el sector musical y se está implantando con distintos grados de avance en los sectores de contenidos cinematográficos y libros.

Empezando por la música, no hay mucho que decir acerca de la viabilidad de este modelo. Pulsando este enlace se puede acceder a una lista amplia de sitios para escuchar música digital. En todos los casos hay una oferta gratuita, una oferta premium (de pago) y la publicidad tiene algo que ver con la generación de ingresos. Aunque con una oferta tan amplia no cabe hacer generalizaciones, veo que muchas de estas páginas permiten al usuario reflejar su actividad en redes sociales (permitiendo, por ejemplo, compartir listas de reproducción o valoraciones) y suelen ofrecer opciones complementarias para comprar y bajar archivos.

En cuanto a contenidos cinematográficos (cine, series o documentales) no se dispone de tantas alternativas como en el caso anterior, pero en el mercado americano destacan Netflix, Hulu o Mubi. En España hay proyectos incipientes como Filmin o Filmotech que, en mi poco cualificada opinión, aún no tienen catálogo ni precios que les permitiría competir con las WEBs ilegales. La única diferencia que veo entre estas ofertas cinematográficas y las de música consiste en que la descarga del contenido es menos importante como es lógico, dado el tráfico de datos que implica descargar una película y el hecho de que el consumo repetitivo es más habitual en música que en cine.

Por último, en el sector de libros la oferta casi no existe, en parte porque no hay un gadget de tinta electrónica (no confundir con un iPad y similares) que permita reproducirlos. En Estados Unidos hay algunos servicios de reproducción de Audibooks, un producto que allí tiene una extensa tradición. Recientemente se ha hecho público un proyecto interesante en España: se trata de 24symbols.

En definitiva, creo se trata de un modelo que tiene un gran futuro aunque no carece de problemas técnicos. Por ejemplo, el video online requiere un ancho de Banda que probablemente no tengamos en España. Si embargo está lleno de oportunidades esperando que alguien las aproveche sin olvidar las cuatro reglas para abrir negocios rentables en la Red:

Hazlo fácil, hazlo cómodo, hazlo barato, hazlo rápido

PD.- Hace un rato me he enterado de que PSOE y PP han alcanzado un acuerdo (¡el único en toda la legislatura!) sobre la Ley Sinde 2.0. Sin palabras.

4 comentarios:

  1. Tienes toda la razón con "Hazlo fácil, hazlo cómodo, hazlo barato, hazlo rápido", pero además "hazlo bien y con calidad".
    Yo no me descargo música (me gusta la rádio), ni cine, ya que me encanta la liturgia de las palomitas y demás en compañía de mi familia. Soy artista 3D y consumo cantidad tecnología, por la que debo pagar por supuestos delitos, o la forma jurídica que sea, así que me siento agraviado y cabreado.
    De todas formas en este país, de pandereta, somos como Pangloss (de la novela Candido de Voltaire), el cual herido, moribundo y vejado le dice a su discipulo que ¡todo está bien, que todo es perfecto!, y mientras, cabreos puntuales a parte, sigamos pensando que vivimos en el mundo de Yuppi, la CASTA de politicos que tenemos, que no son inteligentes, pero si muy LISTOS, nos seguirán jodiendo (con perdón, no encontraba otro adjetivo). A lo mejor es tiempo de cuestionarlo todo, incluso lo no cuestionable.
    Un saludo y enhorabuena por el blog.

    ResponderEliminar
  2. Tengo una edad en la nunca me hubiera imaginado que aprenderia tanto como lo he hecho con un ordenador, si que tenia diplomas de taquimecanografia, hablo y escribo frances, cursos de comercio etc.. era lo que se llevaba en mi juventud, pero aprender como lo he hecho con internet jamás lo hubiera pensado, desde historia hasta lo que es el gotico, romanico etc... incluso hasta desbloquear el tom tom pues entro en los foros y siempre hay alguien que lo sabe, pago por tener ADSL, pago un canon por los CDS muchos son para pasar fotos familiares, pero no puedo negar que si me he descargado más de un documental y me he hecho como una pequeña biblioteca pero en CDS, desde Viriato a Carlomagno, historia de España e incluso peliculas de mi juventud que ya estaban descatalogadas y no las pude disfrutar porque algunas las tenia que ver sobornando al acomodador, por la edad, no podia entrar claro está yo me pregunto?: tanto mal hago con esto, el querer saber más, poder hablar de cosas que antes no podia hacer por ignorarlas, para mi eso es cultura y no lo que nos ponen en la televisión. Que intereses se esconden detrás de esta ley que PP y Psoe no se ponen de acuerdo para cosas más importantes y para esto si? No lo entiendo. Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  3. Ojalá entender el mundo que nos rodea fuera para nuestros políticos tan importante como para nosotros. Desgraciadamente no es así y habrá que seguir argumentando (y votando) para educarles.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado este post que rompe la tendencia de los anteriores sobre el tema descargas. Al fin propuestas concretas e interesante que puedan satisfacer los legítimos derechos de autores y también el libre flujo de información por internet.

    ResponderEliminar