Datos personales

Mi foto

Profesor de econometría en la Universidad Complutense. Bloguero y tecnófilo.

domingo, 10 de abril de 2011

El eurolaberinto de precios del libro electrónico (primera parte)

Hace algunos posts estuvimos hablando sobre las inconsistencias entre el precio de los libros en papel y digitales. Últimamente he leído un poco sobre estos temas y me ha llegado a parecer que el follón de precios tiene mucho que ver con el escaso desarrollo de este mercado en Europa y con el florecimiento de la piratería. Como el tema es espesito y va a necesitar algo de espacio, hoy me limitaré a presentar una serie de hechos que discutiremos en un próximo post.

En los últimos meses está teniendo lugar un debate importante y creo que muy dañino, sobre lo que se llama eufemísticamente el: “modelo de precio para los libros electrónicos”. Como en casi todo lo que se refiere al mercado del libro, las grandes editoriales anglosajonas y Amazon.com tienen un especial protagonismo en la historia.

Revisemos primero los hechos:

Hasta 2010 ... Amazon negociaba precios con las editoriales y fijaba libremente los precios de venta al público. Habitualmente conseguía los libros electrónicos al 50% del precio de venta de la edición en tapa dura y los vendía perdiendo a menudo algo de dinero. Por ejemplo; si un libro costaba 30$ en papel, Amazon pagaba al editor 15$ y lo vendía por 9,99$, asumiendo una pérdida de 5$. Esta política permitía a Amazon consolidar su posición comercial como vendedor de libros y sistemas de lectura.

Esta situación se mantiene hasta que, a principios de 2010, Apple y las mayores editoriales impusieron el modelo de agencia ...  según el cual el editor fija el precio del libro digital, se queda un 70% del mismo y le cede un 30% al distribuidor minorista. Usando cifras similares a las del ejemplo anterior, el editor decide vender el libro por 15$, se queda con 10,50$ (su 70%) y le cede 4,50$ al distribuidor. El efecto neto es que:
  • Amazon gana más dinero por cada venta, y
  • ...  los editores ganan menos, pero
  • … controlan el precio de venta al público,
  • … lo cual reduce el volumen de ventas de Amazon y la penetración de su lector de libros, Kindle, en el mercado, a la vez que,
  • ... a Apple le resulta más fácil competir con Kindle y Amazon a través del recién lanzado iPad y su propia tienda de libros iBookstore
El último episodio de esta historia ocurre en marzo de 2011, cuando el senado francés aprueba una ley que impone el modelo de agencia a todos los distribuidores minoristas que venden libros electrónicos en Francia. Esta Ley intenta exportar al mundo digital la Ley Lang de 1981, diseñada para proteger a las pequeñas librerías limitando los descuentos en la venta de libros.

A todo esto, uno diría que si a los políticos les entran ganas de promover legislaciones sobre el libro digital, bien podrían armonizar el IVA de los libros electrónicos . Quiero decir que, si nos fijamos en el tipo de IVA que afecta a los libros en la Unión Europea, nos encontramos el siguiente panorama:
  • Alemania: 7% (libro físico) - 19% (libro electrónico)
  • Bélgica: 6% - 21%
  • Francia 5.5% - 19.6%
  • España 4% - 18%
  • Irlanda 0% - 21%
  • UK 0% - 20%

No sé a ustedes, pero a mí este panorama me quita las ganas de tener ganas. Las grandes empresas conciertan precios entre sí a la luz del día. Algunos gobiernos mal informados legislan para imponer estos conciertos de precios mediante leyes técnicamente impracticables y contradictorias con el principio fundamental de la Unión Europea: el tránsito libre de personas y mercancías. A todo esto, el libro en papel disfruta de un tratamiento privilegiado en IVA, por tratarse de un "producto cultural", mientras que el libro electrónico se grava como si fuera un producto de software, agravando así el maremágnum de distorsiones que caracterizan este mercado.

A la velocidad a la que legislamos en nuestra vieja y querida Europa, y dados los intereses a los que afecta este barullo, me temo que nos llevará años resolver todas estas contradicciones. Entre tanto, nuestro mercado de libros electrónicos continuará su lentísimo despegue, la piratería seguirá rampante y seguiremos sin saber si se piratea tanto porque los consumidores son una panda de golfos o porque nadie ha hecho un intento serio de vender libros actuales, de forma eficiente y a un precio justo.

Pues estos son los hechos que me parecen más relevantes sobre el precio de los libros electrónicos y, como no quiero aburrirles más de la cuenta, aquí quedan planteados. Pronto volveré a estar con ustedes para intentar poner orden en el caos y algo de luz en medio de tanta oscuridad ... o quizá para todo lo contrario, que esto del Arbitrismo es un negocio muy, pero que muy complicado ...

No hay comentarios:

Publicar un comentario